El pan sin gluten ¿es realmente bueno?

El pan sin gluten ¿es realmente bueno?

¿el pan sin gluten es realmente bueno?

“El pan sin gluten y otros productos aptos para celiacos contienen altas cantidades de grasas saturadas”

Vivimos en una sociedad muy panadera. Tostada de pan para desayunar, bocata para merendar y rebanada de pan para acompañar todas nuestras comidas. Eso por no contar la cerveza más la tapa (con pan, por supuesto) de los fines de semana. Pan por todos lados.

Este producto tan codiciado por todos forma parte precisamente de la lista de alimentos prohibidos para los celiacos y para los intolerantes al gluten. ¿La buena noticia? Cada vez existen más alternativas de pan sin gluten elaborado especialmente para estas personas que padecen celiaquía o intolerancia. ¿La mala? Algunas de estas opciones no son siempre tan saludables como pensamos.

Si eres celiaco y un amante del pan este post te va a interesar. Te contamos por qué el pan sin gluten no siempre es bueno y cómo puedes encontrar la alternativa más beneficiosa para tu salud.

Pan sin gluten: ¿menos saludable?

Como venimos diciendo, los celiacos cada vez lo tienen más fácil a la hora de hacer la compra. En los últimos diez años, las referencias a esta enfermedad en las etiquetas de los productos que podemos encontrar en los supermercados han pasado de estar presentes en 280 artículos a más de 1.500. Y, por supuesto, el pan se encuentra entre estos artículos. Lo que poca gente se pregunta es: ‘¿Cómo lo hacen los fabricantes para sustituir el gluten? ¿Qué ingredientes utilizan?’

Aquí viene el problema. Se elimina el trigo, la cebada, el centeno y la espelta y se emplean harinas procedentes de otros granos como el arroz o el maíz a las cuales se unen aditivos con letra pequeña: en muchos productos (no solo en el pan) se incrementa la cantidad de azúcar como potenciador de sabor e incluso se añaden más grasas y sal que la presente en los alimentos no aptos para celiacos.

Conclusiones avaladas por estudios…

De hecho, un estudio llevado a cabo este año por la Universidad de Herfordshire examinó 1.700 productos sin gluten de diferentes grandes almacenes y concluyó que sus propiedades nutricionales son mucho peores que las de los artículos con gluten. Por ejemplo, la cantidad de grasa encontrada en el pan sin gluten fue el doble que en el de trigo, mientras que el porcentaje de proteínas presente en un producto respecto al otro disminuía considerablemente.

Y esta no es la única investigación que corrobora la presencia de ingredientes nada saludables en los productos sin gluten. Investigadores españoles del Grupo de Enfermedad Celíaca e Inmunopatología Digestiva del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe en Valencia también apuntan en la misma dirección: de 654 artículos sin gluten analizados en comparación con sus homólogos con gluten se dedujo que poseen hasta tres veces menos de proteínas, más lípidos y más grasas saturadas.

¿Consecuencias? Problemas de peso y colesterol para los celiacos

Alimentos aptos para celiacos pero altamente calóricos ¿por qué?

  • Los lípidos utilizados en la fabricación de productos sin gluten para conseguir una textura y un sabor parecido a los artículos con gluten.
  • El exceso de grasas saturadas como la palma y el coco.
  • Un elevado contenido en azúcares simples.

Como consecuencia, se está produciendo un aumento de peso, así como una subida del colesterol y los triglicéridos en aquellas personas celiacas que no llevan una dieta sin gluten sana y equilibrada.

La alternativa saludable

Como has podido comprobar, la dieta sin gluten puede convertirse en algo muy poco saludable si no se realiza de la manera adecuada. Por eso, las diferentes asociaciones de celiacos recomiendan seguir una dieta lo más natural posible tratando de eliminar los alimentos procesados.

La primera regla que tienes que seguir a la hora de llenar la cesta de la compra es exactamente la misma que debería seguir una persona de dieta con gluten:

  • llenar el carro de aquellos artículos de los cuales no es necesario leer la etiqueta porque no la tienen. Es decir, productos frescos como la fruta, la verdura, los huevos, el pescado o la carne.

Otra alternativa para sustituir los procesados consiste en cocinar tus propios platos en casa. Preparar un bizcocho o hacer unas magdalenas es muy fácil. Solo necesitas un poco de tiempo, harina sin gluten y una buena receta. ¡En Internet hay miles!

En cuanto al pan, puedes prepararlo tú mismo o acercarte a alguna de las panaderías que elaboran pan sin gluten a diario. Estas opciones son mucho más saludables que comprar el pan envasado o precocinado que se encuentran en los supermercados. Si la panadería te pilla lejos, puedes ir un día, comprar varias barras y después congelarlas.

Conclusiones

¿Significa esto que los celiacos solo puede comer productos frescos o alimentos caseros? No. Existen tiendas, como es el caso de Celicatesssen, con una gran variedad de productos cuyo etiquetado es transparente y veraz.

  • No utilizamos aditivos, colorantes, conservantes ni potenciadores de sabor.
  • La elaboración se hace siguiendo todos los procesos de sanidad.
  • Las materias primas y los productos se conservan debidamente refrigerados.
  • El producto terminado se congela inmediatamente para garantizar toda su frescura y facilitar su conservación, transporte y almacenamiento.

¿Sabes lo mejor? Desde Celicatesssen acabamos de abrir una tienda online con envío a domicilio disponible para la Comunidad de Madrid. ¡Ya no tienes excusa para comer sano!

Mi hijo es celiaco, ¿y ahora qué?

Mi hijo es celiaco, ¿y ahora qué?

mi hijo es celiaco

Consejos para afrontar la celiaquía de los más pequeños

“Nuestro hijo es celiaco. ¿Y ahora qué hacemos? ¿Qué le damos de comer? ¿Qué va a suponer esta enfermedad en su día a día?” Si a vuestro hijo le acaban de diagnosticar celiaquía es muy probable que en vuestra cabeza se hayan amontonado todas estas preguntas y muchas otras.

Cuando unos padres reciben una noticia así por parte de su pediatra, empieza un etapa repleta de dudas y temores que desatan un verdadero terremoto en la familia. Ante ello, lo más importante es mantener la calma y obtener una buena información.

Habéis llegado al sitio indicado. En este post os daremos algunas pautas que os ayudarán a entender mejor en qué consiste esta patología, cómo podéis afrontarla y cómo será vuestra vida y la de vuestro hijo a partir de este momento.

Consejos para padres de niños celiacos recién diagnosticados

Es normal que al principio os encontréis un poco perdidos y preocupados ante la nueva situación que se os ha presentado, pero con el paso de los días y siguiendo algunos pequeños consejos como los que os ofrecemos a continuación, veréis que afrontar una enfermedad como la celiaquía no es tan complicado como parece.

De primeras…

  • Calma.

Sabemos perfectamente que la teoría es mucho más fácil que la práctica, pero en casos así es fundamental dejar a un lado los nervios. Os acaban de decir que vuestro hijo es celiaco y, aunque os suena, no sabéis exactamente lo que implica. Lo primero que tenéis que saber es que la celiaquía tiene tratamiento, la dieta sin gluten, y realizándola de manera adecuada vuestro hijo crecerá sano y fuerte como cualquier otro niño.

  • Contactar con la Asociación de celiacos más cercana a vuestro lugar de residencia.

Cada comunidad autónoma tiene su propia asociación celiaca. Os ayudarán a saber cuáles son los alimentos permitidos y los que no. TAmbién os echarán una mano a planear una dieta sin gluten 100% segura y muchas cosas más.

  • Algunos cambios en casa.

A partir de ahora deberéis tener ciertos cuidados en el hogar. Por ejemplo, si vais a hornear pizza para cenar primero deberéis preparar la ‘sin gluten’ y después la vuestra. De esta manera no se producirá contaminación de una con la otra.

Comunicaros…

  • Comunicación fluida entre los padres y el pequeño.

Escondiendo al niño su enfermedad no le ayudarás ni a comprenderla ni a aprender a convivir con ella. Explicádselo de manera clara. Resolver todas aquellas dudas e inquietudes que se le planteen sin transmitir miedo.

  • Celiaquía en el colegio.

Informad a los profesores para que lo tengan en cuenta a la hora de llevar a cabo actividades relacionadas con la alimentación. Así, vuestro hijo no se sentirá marginado ni desplazado por no poder participar. Además, si vuestro hijo come en el comedor contactad con el personal para que elaboren una dieta sin gluten adecuada y sin contaminaciones cruzadas.

  • Relación con el entorno.

Además del colegio, también es fundamental informar al resto de la familia y amigos y sobre todo, explicarles en qué consiste.

Cómo pueden ayudar los padres a su hijo celiaco a saber lo que puede comer y lo que no

La celiaquía es un proceso crónico y su único tratamiento eficaz actualmente consiste en seguir una dieta estricta sin gluten de por vida. Eliminar esta proteína (presente fundamentalmente en trigo, cebada, centeno y sus derivados) de la alimentación del celiaco es la base de todo. La clave de la dieta sin gluten es recurrir a alimentos que de manera natural no llevan gluten, como son las carnes, pescados, huevos, leche, frutas o verduras, aunque a día de hoy existen otras muchas opciones. De hecho, Celicatessen acaba de abrir una tienda online con reparto en la Comunidad de Madrid donde podrás adquirir una gran variedad de productos congelados sin gluten. Lo mejor de todo es que te lo llevamos a la puerta de casa y sin romper la cadena del frío.

Un par de sencillos trucos…

A veces lo más difícil es enseñar a su hijo a diferenciar lo que puede comer y lo que no. Un truco muy sencillo y divertido que os puede ayudar es la regla del semáforo. A modo de juego, pintad con vuestro hijo un gran semáforo:

  • en la parte roja deberéis escribir o pegar fotos de los alimentos prohibidos
  • en la verde los alimentos permitidos.

Después deberéis colgarlo en un lugar visible para él.

Otro método infalible consiste en cocinar con el peque. Involucrar al niño en la cocina es una forma diferente de que aprenda de primera mano lo que es apto y lo que no para él. Además, ¡lo pasaréis en grande!

Os deseamos mucha suerte en esta nueva etapa. Seguro que poco a poco la tranquilidad vuelva a vuestra casa. Vuestro hijo va a estar bien y se desarrollará perfectamente, pero sin duda la familia debe cambiar sus hábitos. ¡Lo conseguiréis sin duda!