¿el pan sin gluten es realmente bueno?

“El pan sin gluten y otros productos aptos para celiacos contienen altas cantidades de grasas saturadas”

Vivimos en una sociedad muy panadera. Tostada de pan para desayunar, bocata para merendar y rebanada de pan para acompañar todas nuestras comidas. Eso por no contar la cerveza más la tapa (con pan, por supuesto) de los fines de semana. Pan por todos lados.

Este producto tan codiciado por todos forma parte precisamente de la lista de alimentos prohibidos para los celiacos y para los intolerantes al gluten. ¿La buena noticia? Cada vez existen más alternativas de pan sin gluten elaborado especialmente para estas personas que padecen celiaquía o intolerancia. ¿La mala? Algunas de estas opciones no son siempre tan saludables como pensamos.

Si eres celiaco y un amante del pan este post te va a interesar. Te contamos por qué el pan sin gluten no siempre es bueno y cómo puedes encontrar la alternativa más beneficiosa para tu salud.

Pan sin gluten: ¿menos saludable?

Como venimos diciendo, los celiacos cada vez lo tienen más fácil a la hora de hacer la compra. En los últimos diez años, las referencias a esta enfermedad en las etiquetas de los productos que podemos encontrar en los supermercados han pasado de estar presentes en 280 artículos a más de 1.500. Y, por supuesto, el pan se encuentra entre estos artículos. Lo que poca gente se pregunta es: ‘¿Cómo lo hacen los fabricantes para sustituir el gluten? ¿Qué ingredientes utilizan?’

Aquí viene el problema. Se elimina el trigo, la cebada, el centeno y la espelta y se emplean harinas procedentes de otros granos como el arroz o el maíz a las cuales se unen aditivos con letra pequeña: en muchos productos (no solo en el pan) se incrementa la cantidad de azúcar como potenciador de sabor e incluso se añaden más grasas y sal que la presente en los alimentos no aptos para celiacos.

Conclusiones avaladas por estudios…

De hecho, un estudio llevado a cabo este año por la Universidad de Herfordshire examinó 1.700 productos sin gluten de diferentes grandes almacenes y concluyó que sus propiedades nutricionales son mucho peores que las de los artículos con gluten. Por ejemplo, la cantidad de grasa encontrada en el pan sin gluten fue el doble que en el de trigo, mientras que el porcentaje de proteínas presente en un producto respecto al otro disminuía considerablemente.

Y esta no es la única investigación que corrobora la presencia de ingredientes nada saludables en los productos sin gluten. Investigadores españoles del Grupo de Enfermedad Celíaca e Inmunopatología Digestiva del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe en Valencia también apuntan en la misma dirección: de 654 artículos sin gluten analizados en comparación con sus homólogos con gluten se dedujo que poseen hasta tres veces menos de proteínas, más lípidos y más grasas saturadas.

¿Consecuencias? Problemas de peso y colesterol para los celiacos

Alimentos aptos para celiacos pero altamente calóricos ¿por qué?

  • Los lípidos utilizados en la fabricación de productos sin gluten para conseguir una textura y un sabor parecido a los artículos con gluten.
  • El exceso de grasas saturadas como la palma y el coco.
  • Un elevado contenido en azúcares simples.

Como consecuencia, se está produciendo un aumento de peso, así como una subida del colesterol y los triglicéridos en aquellas personas celiacas que no llevan una dieta sin gluten sana y equilibrada.

La alternativa saludable

Como has podido comprobar, la dieta sin gluten puede convertirse en algo muy poco saludable si no se realiza de la manera adecuada. Por eso, las diferentes asociaciones de celiacos recomiendan seguir una dieta lo más natural posible tratando de eliminar los alimentos procesados.

La primera regla que tienes que seguir a la hora de llenar la cesta de la compra es exactamente la misma que debería seguir una persona de dieta con gluten:

  • llenar el carro de aquellos artículos de los cuales no es necesario leer la etiqueta porque no la tienen. Es decir, productos frescos como la fruta, la verdura, los huevos, el pescado o la carne.

Otra alternativa para sustituir los procesados consiste en cocinar tus propios platos en casa. Preparar un bizcocho o hacer unas magdalenas es muy fácil. Solo necesitas un poco de tiempo, harina sin gluten y una buena receta. ¡En Internet hay miles!

En cuanto al pan, puedes prepararlo tú mismo o acercarte a alguna de las panaderías que elaboran pan sin gluten a diario. Estas opciones son mucho más saludables que comprar el pan envasado o precocinado que se encuentran en los supermercados. Si la panadería te pilla lejos, puedes ir un día, comprar varias barras y después congelarlas.

Conclusiones

¿Significa esto que los celiacos solo puede comer productos frescos o alimentos caseros? No. Existen tiendas, como es el caso de Celicatesssen, con una gran variedad de productos cuyo etiquetado es transparente y veraz.

  • No utilizamos aditivos, colorantes, conservantes ni potenciadores de sabor.
  • La elaboración se hace siguiendo todos los procesos de sanidad.
  • Las materias primas y los productos se conservan debidamente refrigerados.
  • El producto terminado se congela inmediatamente para garantizar toda su frescura y facilitar su conservación, transporte y almacenamiento.

¿Sabes lo mejor? Desde Celicatesssen acabamos de abrir una tienda online con envío a domicilio disponible para la Comunidad de Madrid. ¡Ya no tienes excusa para comer sano!